Sin virus, sin sectores dañados y con mucha información.

03:15 am – eldiscoduro – Gonzalo Morales//
Mercado ilegal de autopartes

<div style='display:none'>03:15  am – eldiscoduro –  Gonzalo Morales//</div> Mercado ilegal de autopartes

May 31, 2016

La desarticulación por parte de la Policía de una banda conocida como ‘Los Satélites’, que se dedicaba a robar camiones en el departamento del Atlántico y zonas del Cesar, ha vuelto a poner el foco de atención en una actividad ilícita, y de muy elevados dividendos económicos, que se desarrolla desde hace décadas en nuestra ciudad, nuestro departamento y en prácticamente todo el territorio nacional: la compraventa de autopartes robadas.

La banda ‘Los Satélites’, 11 de cuyos integrantes fueron detenidos la semana pasada, llevaban los vehículos robados a talleres donde eran desguazados con el fin de que sus diversos componentes se pudieran introducir en el mercado negro. Un sector que, según la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes (Asopartes), mueve anualmente en torno a $60 mil millones.

A ese mercado, que en Barranquilla se concentra en El Boliche y sus alrededores, no solo llega el producto criminal de poderosas organizaciones delictivas; también van a parar componentes automotrices que ladronzuelos de ocasión sustraen o arrebatan en carros que se encuentran parqueados en cualquier rincón de la ciudad.

Muchos talleres de desguace o establecimiento de compra-venta de objetos robados son conocidos, y por eso muchos ciudadanos se preguntan, razonablemente, por qué las fuerzas policiales no irrumpen en ellos, los clausuran y detienen a sus propietarios.

Divo Gordo

Sin embargo, fuentes policiales argumentan que actuar contra estas redes no resulta una tarea tan sencilla, sobre todo por las dificultades que entraña demostrar el delito de receptación. En todo caso, añaden dichas fuentes, la desarticulación de ‘Los Satélites’ demuestra que la Policía está trabajando.

Más allá de la discusión sobre si las autoridades están actuando o no de la manera más eficaz posible contra este delito, el florecimiento de este negocio multimillonario  no sería posible sin la complicidad de un tercer actor, además del ladrón y el intermediario: el cliente.

Son, desgraciadamente, muchos los barranquilleros y colombianos en general que, cuando necesitan algún componente para su vehículo, acuden al mercado negro para adquirirlo. Se da incluso la situación irónica que más de uno compra algún objeto que previamente le ha sido robado por la misma red delincuencial.

Mientras estos ciudadanos no adquieran conciencia de que su actitud es la que sustenta una actividad criminal de la que ellos mismos pueden ser víctimas, la rueda de la ilegalidad seguirá girando, al margen de si la Policía cumple o no a cabalidad su deber.

Estamos, pues, ante un de los tantos asuntos en que la conducta cívica resulta fundamental para erradicar un mal social. Y esto solo será posible cuando la gente, en vez de ufanarse de tener información sobre sitios de venta de productos robados, los denuncie. 

Divo Gordo

Tags: Colombia

Con información de: El Heraldo