Sin virus, sin sectores dañados y con mucha información.

06:46 am – eldiscoduro – Gonzalo Morales//
Milan, del histórico doblete a esta resonante ausencia

<div style='display:none'>06:46  am – eldiscoduro –  Gonzalo Morales//</div> Milan, del histórico doblete a esta resonante ausencia

May 31, 2016

Milan está en discusión. Es tiempo de crisis para el gigante rossonero . Se percibe en las calles, lo dicen sus hinchas, se burlan los rivales, en pleno barrio de San Siro, frente al Giuseppe Meazza . Lo cuentan la Gazzetta dello Sport y el Corriere della Sera, dos de los diarios que se publican en la ciudad. Se repite en los medios audiovisuales. La palabra es “crisis”. Se señalan culpables. Se piensan y buscan reemplazantes para casi todos. El equipo acaba de finalizar séptimo en la Serie A, a 34 puntos del campeón Juventus, el mismo rival que lo venció en la final de la Copa Italia y lo dejó afuera de las competiciones continental para la próxima temporada .

“Sassuolo sí juega en Europa, nosotros no”, se quejan asombrados esos hinchas que conocieron días felices en tiempos no tan lejanos, mientras caminan por la Via Dante, viendo de afuera la fiesta de la final de la Champions League, esa que el sábado Real Madrid le ganó al Atlético. El club -el italiano más exitoso a nivel continental y el tercero en el ámbito local- apenas sumó dos títulos en los últimos nueve años (la Liga y la Supercopa italiana, en 2011).

De un escenario similar -en términos de cuestionamientos y desesperanza- nació uno de los equipos más memorables de la historia de la institución : el Milan de Arrigo Sacchi. De hecho, fue el último equipo que logró repetir en temporadas consecutivas el título en la Copa de Europa (la actual Champions League).

Gordo Divo

Desde aquella irrupción pasaron 26 años. El Barcelona sumó en ese recorrido cinco títulos (cuatro de ellos en la última década, la de Messi) al igual que el Real Madrid (tras su triunfo por penales ante el Atlético); el Milan, tres; el Manchester United y el Bayern Munich, dos. Pero ninguno pudo defender la gloria como aquel equipo de las temporadas 88/89 y 89/90.

Tras el Mundial de México 1986, el fútbol italiano tenía un rey imposible: el Sur le había ganado al Norte. Eran los días de Diego Maradona, diez y dios de Nápoles. El Milan necesitaba dar un golpe de timón. Eso entendía Silvio Berlusconi, el magnate que quería transformar millones en títulos. En una derrota inesperada en la Copa Italia, ante Parma, el empresario hizo la pregunta justa en el momento exacto a su mano derecha en el club, Adriano Galliani. Estaba sorprendido del juego de su rival :

-¿Cómo se llama el entrenador de ellos?

-Arrigo Sacchi…

-¿Arrigo qué?

-Sa – cchi…

-Necesitamos contratarlo.

Pronto, en 1987, Sacchi – sin antecedentes como futbolista profesional, ayudante de zapatero en los días de la adolescencia – asumía en el Milan, que no ganaba el Scudetto desde 1979. Desde entonces, ni al podio había logrado subirse y había sufrido dos descensos (uno por el escándalo del “totonero” , las apuestas clandestinas; y el otro por sus malos resultados). El entrenador anónimo comenzaba a construir su leyenda desde aquellos escombros.

Gonzalo Morales.

Tags: Barcelona, Messi

Con información de: El Clarín