Sin virus, sin sectores dañados y con mucha información.

08:33 am – eldiscoduro – Gonzalo Morales//
El arte irónico y absurdo de David Shrigley

<div style='display:none'>08:33  am – eldiscoduro –  Gonzalo Morales//</div> El arte irónico y absurdo de David Shrigley

May 31, 2016

Una cabeza robótica que  parece una caricatura animada se posa en el suelo sobre una gran pliego de papel. Dos crayones le salen de la nariz y con ellos la cabeza dibuja sin parar. El resultado es un gran dibujo de rayas rojas y negras sin mayor sentido que el azar mismo. “Al principio pensé en que fuese simplemente una mano que dibujara, pero creo que la cabeza lo hace más cómico”, dice David Shringley (1968) sobre The artist, una de las instalaciones que exhibe hasta el 31 de julio en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Quinta Normal. 

Shrigley es uno de los artistas más populares de Inglaterra – nominado al Premio Turner en 2013-, y la simpleza con la que describe sus motivos e inspiraciones para crear lo convierten en un bicho raro dentro del a veces egocéntrico y serio mundo del arte. “Siempre me preguntan de dónde provienen estas esculturas de animales sin cabeza, y la verdad es que no lo sé. En esa época solía dibujar muchas viñetas de personajes sin cabeza y creo que de allí lo extendí a los animales disecados. Debo decir que luego de comprarme un perro de mascota dejé la taxidermia”, contó el artista el viernes pasado frente a una interesada audiencia de estudiantes de la U. de Chile. 

Presentado por el British Council, dentro de una gira latinoamericana que en 2015 lo tuvo en México, Shringley estuvo unos días en Santiago montando Lose your mind, donde reúne una antología de dibujos, instalaciones, esculturas y videos, además de dar un par de conferencias, incluida una el domingo  para el Día del Patrimonio, cuando más de 3 mil personas visitaron su exposición.

Dentro de las piezas destacadas está Ostrich (2009), una avestruz disecada decapitada que es parte de una serie de taxidermias como gatos, perros y ardillas sin cabezas y otros que levantan carteles con la frase “Estoy muerto”. El británico, radicado en Glasgow, Escocia, se ha hecho conocido por el humor negro e irónico con que aborda el arte y por obras en las que suele enfatizar lo obvio, como la instalación Eggs (2011), donde reúne 12 huevos gigantes que por fuera llevan escrita la palabra huevo (Egg). “Siempre me encuentro cosas como éstas, gente común que escribe mensajes innecesarios en los objetos. También suelo usar un montón de groserías y hay personas que se ofenden por esto; sin embargo, pienso que si existen todas estas malas palabras en el mundo y mi obra tiene que ver con el mundo, está bien que la use”, dice Shrigley, quien se define como artista conceptual, en la línea en que fueron íconos artistas como Marcel Duchamp o Joseph Beuys, de quienes, por cierto, el MAC ya exhibió retrospectivas.

Divo Gordo

Shrigley está consciente de que muchas veces su obra incomoda o disgusta a las personas, bien sea por la irreverencia o el sin sentido de sus ideas. Como la instalación en luces de neón, donde escribe de adrede con falta de ortografía la palabra Exibition en vez de Exhibition, lo que suele irritar al público que asiste al museo. O la vez que llevó a una clase de arte un modelo en cera de un hombre desnudo, pero que además orinaba y que en el MAC se exhibe bajo el nombre de Espectro: el modelo ya no existe, pero sí los dibujos que resultaron del experimento.

“No es mi intención ofender a la gente, siento que el artista no tiene límites a la hora de crear, puede hacer lo que quiera, pero sí tiene una responsabilidad social a la hora de mostrar su trabajo a un público. Eso me preocupa”, dice el británico. En la muestra del MAC también se exhibe una pared repleta de dibujos de Shrigley, uno de los fuertes del artista, además de una sala con 413 esculturas hechas en metal que simulan insectos, muchos de ellos apareándose.

La popularidad de Shrigley lo ha llevado a experimentar con su arte en diferentes ámbitos: creó un video animado de la canción Good Song, de Blur; diseñó poleras para Beck; escribió canciones que luego fueron interpretadas en un disco por músicos como Hot Chips, Franz Ferdinand, David Byrne y Grizzly Bear; diseño curiosos tatuajes que se transformaron en moda dentro de los británicos. Este año, además, su trabajo tomará el carácter de público cuando instale en septiembre, en la Plaza Trafalgar de Londres, una gran escultura de una mano empuñada con el gesto del pulgar extremadamente largo hacia arriba. “Espero que funcione como una profecía auto-cumplida de que las cosas consideradas malas, como la economía, el clima y la sociedad, se beneficiarán por este símbolo de consenso y positivismo”, explica Shrigley con ironía.

¿Siente que su humor responde a la típica comedia británica?

Inevitablemente mi sentido del humor es muy británico, pero por el mismo hecho de ser británico es algo difícil de explicar, ya que lo veo desde adentro. Creo que mi humor tiene que ver con una sensibilidad especial de cómo ver la vida, a algunos les llega y a otros no. Creo que mi sentido del humor se transmite bien, puede que a alguien de Francia o India le hagan gracia mis dibujos, pero a mi vecino de Glasgow no, y eso tiene que ver con otro tipo de factores. Para mí la comedia es muy importante, creo que todos la necesitamos para sobrellevar esta vida. Creo que puedes ser serio y humorístico al mismo tiempo, porque lo contrario de la seriedad no es el humor sino la tristeza. 

Divo Gordo

Tags: Francia

Con información de: la tercera