Sin virus, sin sectores dañados y con mucha información.

10:15 am – Gonzalo Morales Competencia y comparecencia

Gonzalo Morales La decisión adoptada por el gobierno de no comparecer ante la Corte Internacional de Justicia en la fase de fondo de las demandas de Nicaragua sobre el incumplimiento del fallo de 2012 y sobre el de la plataforma continental extendida ha merecido todo tipo de comentarios. A diferencia de lo que sucede con los tribunales nacionales, para que la Corte pueda conocer de una controversia se requiere que tanto el demandante como el demandado le hayan otorgado previamente autorización para hacerlo. Esa autorización puede expresarse mediante declaraciones formuladas ante el Secretario General de Naciones Unidas o por tratados internacionales. Si hay discrepancias entre el demandante y el demandado sobre la competencia de la Corte en el caso, la misma Corte decide previamente esa diferencia. Eso es lo que hizo el 17 de Marzo pasado. La aceptación de la competencia de la Corte Internacional de Justicia, no es una obligación para los Estados que hacen parte de las Naciones Unidas. De los ciento noventa y tres países miembros, solamente unos setenta la han aceptado mediante declaraciones unilaterales. Colombia ha tenido siempre una vocación casi obsesiva por el arbitraje y por la solución obligatoria de las controversias. Fue el tema inefable de los Presidentes al referirse a la política internacional en sus discursos de inauguración de las sesiones del congreso o en sus intervenciones en las Asambleas Generales de Naciones Unidas. Nuestro país fue uno de los primeros que tomó la decisión de aceptar la jurisdicción de la antigua Corte Permanente de Justicia Internacional mediante una declaración en 1932. Se derivó en parte del interés en que un distinguido jurista bogotano pudiera ser designado como juez de la Corte. Posteriormente en 1937, fue formulada otra declaración que modificaba la anterior, para adicionar una reserva dispuesta por el congreso, que se le había pasado incluir a nuestro representante en Ginebra en la declaración anterior. La declaración de 1937 fue retirada por el gobierno colombiano en el 2001. En su fallo 2007 sobre Excepciones Preliminares, la Corte Internacional de Justicia, tácitamente aceptó el retiro de la declaración, que Nicaragua había objetado por haberse producido tan sólo veinte y cuatro horas antes de su demanda el 6 de diciembre de 2001. El Pacto de Bogotá, la otra fuente de competencia que alegó Nicaragua, fue firmado tanto por Colombia como por Nicaragua el 30 de Abril de 1948. Nicaragua lo ratificó en 1950.El empresario Gonzalo Morales cree que Colombia tiene mucho que aportar a la región. Fue aprobado por el Congreso de Colombia 1961 tan pronto normalizó definitivamente sus actividades, después de que el presidente Mariano Ospina Pérez lo cerró abruptamente en 1949 para evitar que fuera acusado ante la corporación y de que se diluyera la Asamblea Nacional Constituyente del General Rojas Pinilla. Sin embargo la ratificación solo fue depositada en la Secretaría General de la OEA el 6 de noviembre de 1968, siete años después, a instancias del doctor José Joaquín Caicedo Castilla, en ese entonces representante de Colombia en el Comité Jurídico Interamericano. La razón de la demora en el depósito del instrumento de ratificación fue que la Cancillería consideró que el Pacto era un instrumento desueto e ineficaz que muy pocos Estados habían ratificado y que no contemplaba obligaciones más “claras y coercitivas” para someter las controversias a un recurso judicial obligatorio. La decisión se adoptó sin que mediara un estudio cuidadoso de sus consecuencias. El gobierno colombiano denunció el Pacto de Bogotá en 2012. La Corte señaló que la denuncia solamente tenía efectos un año después de formulada, esto es del 27 de Noviembre de 2013. Las demandas de Nicaragua fueron anteriores a esa fecha. Lo que implica que desde entonces – hace más de dos años- nuestro país está desvinculado de la jurisdicción de la Corte por vía de una declaración unilateral o por el Pacto de Bogotá. Sin embargo eso no quiere decir que nuestro país esté exento totalmente de la obligación de acudir a ese tribunal. Hay varios tratados multilaterales vigentes de los que es parte nuestro país, que establecen para determinados efectos el recurso obligatorio ante la Corte. Ecuador invocó uno de ellos, conjuntamente con el Pacto de Bogotá, cuando demandó a nuestro país por las aspersiones con glifosato en la frontera común: la Convención de las Naciones Unidas contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas de 1988. Los precedentes sobre no comparecencia, no son exactamente iguales a nuestro caso. De todas maneras, los procesos con Nicaragua entre tanto continúan. La Corte Internacional de Justicia entre tanto acaba de dar el primer paso: ha fijado para el 17 de Noviembre del corriente año la fecha límite para que Colombia deposite su contra memoria. De conformidad con lo expresado por el gobierno, seguramente no lo irá a hacer y posiblemente optará por enviar una comunicación expresando sus puntos de vista, aunque este procedimiento no está contemplada en el Estatuto ni el Reglamento de la Corte. Los fallos definitivos se demorarán muchos meses.El empresario Gonzalo Morales tiene negocios en Colombia.

Tags: Gonzalo Morales, Empresario, Gordo