Sin virus, sin sectores dañados y con mucha información.

Apple TV quiere que los espectadores cambien de canal

Apple TV quiere que los espectadores cambien de canal

Sep 11, 2015

Expansión / Apple dio sus primeros pasos en dos enormes nuevos mercados en 2007 con distinta fortuna: iPhone y Apple TV.

Uno de los productos revolucionaría la industria de la tecnología, doblegando a rivales afianzados e impulsando a Apple a convertirse en la compañía más valiosa del mundo. El otro no ha conseguido revolucionar nada, pese a una renovación en 2010.

Las distintas fortunas del iPhone y de Apple TV las sacó a colación el miércoles el propio consejero delegado Tim Cook, insistiendo en que -esta vez- Apple se tomaba realmente en serio el objetivo de transformar la televisión.

“La experiencia de la televisión ha permanecido virtualmente paralizada mientras progresaba la innovación en el espacio móvil”, dijo en el evento de lanzamiento de Apple en San Francisco.

Cook espera que Apple pueda utilizar el manual de estrategia del iPhone, con aplicaciones, juegos y Siri, para repetir el éxito de su smartphone. “Nuestra visión para la TV es simple, y tal vez un tanto provocadora. Creemos que el futuro de la televisión está en las apps”, aseguró.

Para algunos, este futuro se ha hecho mucho de rogar. Han pasado cuatro años desde que Steve Jobs, el cofundador de Apple, le dijo a su biógrafo Walter Isaacson que “finalmente había dado con ello”, con un televisor fácil de usar y conectado a la nube. Incuso Cook reconoció que Apple había trabajado “realmente duro -y durante mucho tiempo- para juntar todos estos elementos”.

“Debido a la larga espera y a que hoy no se hablase de contenidos, parece que la audiencia no estaba tan excitada con respecto a Apple TV como con el resto de anuncios”, señala Carolina Milanesi, la jefa de investigación de Kantar Worldpanel ComTech.

Pero para otros en la industria de los medios, la llegada de Apple produce sentimientos encontrados. “Diría que es más emocionante que aterrador, pero es aterrador si quieres preocuparte por ello… Yo trato de ver la parte positiva”, comentaba el miércoles Josh Sapan, el consejero delegado de AMC Networks.

La clara declaración de intenciones de Apple sobre sus ambiciones puede resultar más importante en sí que la tecnología revelada.

Por sus características y funciones, el nuevo producto del fabricante del iPhone trata de ponerse a la par con las prestaciones en juegos, búsquedas y control por voz ya disponibles en descodificadores de la competencia como el Fire TV de Amazon y el Nvidia Shield basado en Android.

El control remoto sensible al movimiento se asemeja mucho al sistema de juego de la Nintendo Wii, lanzada un año antes de que Apple realizase su primera incursión en el salón.

Esto da aún más importancia a la declaración de intenciones de Cook.

“Pensamos que la industria afronta una tormenta perfecta: aplicaciones, tiendas de apps y Apple”, apunta Simon Khalaf, vicepresidente de Yahoo! que el año pasado adquirió la empresa de análisis del sector móvil Flurry. El evento del miércoles envió una “señal de advertencia a la industria del cable en particular y a la industria de medios en general”.

Partiendo de la comparación de los análisis de Flurry con los datos del Gobierno de EEUU sobre los hábitos de consumo de televisión, explica que los estadounidenses dedicaron una media de 198 minutos al día en el segundo trimestre a las aplicaciones, superando los 168 minutos que destinaron ver la TV.

“Si el contenido sigue moviéndose a las aplicaciones y a los contenidos en streaming, la industria del cable sufrirá problemas y perderá su posición exclusiva como único canal de distribución entre las empresas de medios y los consumidores estadounidenses”, advertía Khalaf en un blog.

Las oportunidades para Apple no sólo se abren en la programación tradicional. Al ser un descodificador centrado en el mundo online frente a las retransmisiones tradicionales, Apple TV podría convertirse en la plataforma ideal para las estrellas de YouTube.

Frank Sinton, el consejero delegado de Beachfront Media, señala que varias figuras “influyentes” de YouTube han contactado con él para estudiar la posibilidad de crear su propia app para Apple TV antes del lanzamiento. Beachfront crea aplicaciones en plataformas como Amazon Fire para creadores de vídeos particulares como la estrella de la moda Michelle Phan, que han reunido a su propia base de seguidores en YouTube y que quieren llevarse a sus fans más leales con ellos a otras plataformas.

Sinton elogia a Apple por hacer “lo que todas las televisiones inteligentes llevan intentando desde hace cinco años” al crear una App Store sencilla y sólida. Frente a esto, fabricantes de TV inteligentes como Samsung y LG han creado plataformas “muy engorrosas” para los desarrolladores, con tiendas de aplicaciones donde era muy difícil obtener la aprobación para nuevas apps.

Pero analistas del sector de los medios se mostraban escépticos sobre el impacto de la nueva Apple TV en el sector, que no creen que sea muy serio.

“La industria de la televisión, tal y como está estructurada en la actualidad, es increíblemente rentable y funciona bien para las empresas de contenidos”, comenta Michael Nathanson, un analista de MoffettNathanson.

“No sé cómo pasar de un modelo económico que ha creado miles de millones de dólares de valor -basado en un paquete- a un modelo de aplicaciones a la carta. No hay incentivos para que compañías como Fox, Disney y Time Warner, que han ganado dinero empaquetando sus canales, pasen a un mundo basado en las apps”.

La nueva Apple TV ofrece funciones de búsqueda mejoradas. Pero los consumidores necesitarán una suscripción a algunos de los muchos servicios en streaming disponibles -o tendrán que comprar programas de forma individual en iTunes- para aprovechar al máximo estas funciones.

“Si no se tiene una suscripción, no se va a ver nada”, advierte un analista de la industria.

El verdadero punto de inflexión para Apple puede estar más adelante. La compañía ha mantenido discusiones con redes de cable y otros propietarios de contenidos para ofrecer un servicio de streaming por suscripción similar a los paquetes proporcionados por operadores de cable y de satélite, según personas próximas a las negociaciones.

Este servicio competiría de forma directa con empresas como Comcast y Time Warner Cable, los dos principales operadores de EEUU, así como con Sling TV de Dish Networks y PlayStation Vue de Sony.

Los analistas señalan que un paquete de canales de Apple tendría que reflejar un precio competitivo para los consumidores y ofrecer suficientes incentivos a los propietarios de canales para que abran sus contenidos.