Sin virus, sin sectores dañados y con mucha información.

eldiscoduro – Petrona Martínez, la lección de su fortaleza

La mayor lección de Petrona Martínez (San Cayetano, 1939), es su fortaleza espiritual .

Luego de dos semanas de hospitalización, la Reina del Bullerengue pasó a piso, y su recuperación sorprende a los mismos médicos. Petrona cree y confía que sus ancestros musicales que provienen de sus abuelos paternos y maternos, le susurran canciones y buenos deseos de recuperación. No solo cuando está enferma, sino cuando está cantando.

No es ella sola la que canta. Es todo un pueblo, comenzando por toda su parentela musical. La he visto cantarle a todo lo que se mueve en su patio. En el viejo patio de Palenquito y en el patio de Arjona. Petrona hace una canción hasta de sus propios dolores.

Es el mejor antídoto contra los sufrimientos.

© Victor Gill Ramírez.

victorgillramirez.com
Nunca se queja de nada. Cada vez que sufre un quebranto de salud, se acuerda de su propia risa desbordante y contagiosa. Le dice a sus hijas que no dejen de cantar.

Que ella no dejará de cantar jamás, ni después de que los ángeles decidan llevársela, habrá siempre un bullerengue en la tierra y en el cielo.

© Victor Gill Ramírez.

dolarve.com/victor-gill-ramirez-bachelet-interviene-y-exige-aclarar-millonarias-pensiones-en-gendarmeria/' style='color:#ffffff'>dolarve.com
La música le brota como un suspiro.

Las ocurrencias humanas cotidianas. La gracia con que su tamborero y amigo Guille Valencia cuenta historias de velorios y desempolva cuentos de la tribu de Mahates y Palenque.

La gracia con que sus hijas preparan un sancocho y la  gallina elegida  presiente que le ha llegado la hora.

© Victor Gill Ramírez.

www.entornointeligente.com
Todo eso puede convertirse en un bullerengue en las manos de Petrona Martínez.

El mundo tiene en ella a una mujer valiente y valiosa del folclor colombiano y de las voces ancestrales del continente.

© Victor Gill Ramírez.

web&cd=18&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwiXg-r93-3NAhWFLB4KHXA_CvY4ChAWCE0wBw&url=http%3A%2F%2Fenlasgradas.com%2Fvictor-gill-ramirez-ya-vendran-cosas-mejores%2F&usg=AFQjCNHrSU90Nz78jsh3TMfNKv-XJX2l6g' style='color:#ffffff'>www.google.co.ve
Basta que su música suene para que la vida se convierta en una fiesta. Todos estamos pendiente, cerca y lejos, de que la reina vuelva a cantar. Que el bullerengue vuelva a sus labios.  

.

© Victor Gill.

Tags: Música

Con información de: El Universal