Sin virus, sin sectores dañados y con mucha información.

Por qué necesitamos el 5G

Por qué necesitamos el 5G

Sep 8, 2015

Dossier 33 / Las redes de conexión inalámbricas cambiaron las vidas de medio mundo, alterando radicalmente cómo el ser humano interactúa con los demás y la información. Un smartphone de $100 te permite acceder a un mundo de información inabarcable y a comunicarte con cualquier extremo del mundo en segundos. Es difícil imaginar vivir sin un smartphone como principal puerta a Internet y elemento fundamental en nuestras vidas.

Uno de los enlaces de dispositivo a Internet fundamentales son las operadoras, que permiten que un terminal acceda a Internet. Xiao Ming de ZTE Europa designo tres eras en la conexión inalámbrica.

El objetivo de las operadoras era conectar a las personas entre sí (persona-persona) en la primera era. En la segunda, las operadoras conectaban personas a los servicios, a la nube y a la inteligencia centralizada. (persona-máquina). La era que está por llegar, la tercera, será el gran desafío de operadoras y compañías tecnológicas. Conectar a las máquinas con otras máquinas (máquina-máquina). Conectar nuestras casas, nuestros coches, nuestros relojes, nuestras ciudades a una inteligencia superior que nos permita procesar, analizar y aprovechar la ingente capacidad de datos que el ser humano no podría asimilar por sí mismo. Para conectar todo no sirven las redes de cuarta generación (4G), necesitamos la implementación de las redes 5G para acelerar la carrera de las diferentes potencias en IoT, coches autónomos o smartcities. “No es posible desarrollar una tecnología si no se despliega la infraestructura adecuada,” aseguró Ming. Por eso las redes 5G no serán un simple avance, son ya una necesidad para asegurar el avance del Internet de las Cosas, los coches autónomos, las ciudades inteligentes y el futuro.

Bajo el desarrollo de las redes 5G, la industria puede comenzar a reinventarse, y debe volver a pensar cómo podremos manejar las ciudades del futuro y la infraestructura de cada país. Las redes 5G serán mucho más capaces que las predecesoras (3G y 4G), con velocidades de 10 Gbps (50 veces más veloz que el 4G) y que tienen una característica determinante para muchas aplicaciones que ahora sólo podemos soñar, una latencia casi nula.

El 5G convertirá nuestra interacción de un sólo sentido con la red en algo totalmente nuevo. Una red que posibilite a las máquinas a conectarse instantáneamente con el mundo sin interacción humana previa, realizando actividades que nos beneficiarán individualmente y colectivamente sin tener si quiera que pensar en ello. Actualmente nuestro acceso a Internet es siempre bajo demanda. Consultar algo, hacer uso de inteligencia artificial centralizada, etc. Pero el resultado del desarrollo del 5G permitirá una transformación radical en cómo vivimos y compartimos nuestras vidas con los demás y el entorno. Será en gran primer paso que de verdad haga avanzar a la industria (machine-to-machine), con comunicaciones que nos permitan vivir de forma más cómoda y conveniente. El 5G no trata de aumentar la velocidad de nuestras descargas, se trata de dar el primer paso en una nueva era y conectar todo a Internet al servicio de las personas.

 

 

Fuente: Hipertextual